Category: Poesía


Poesía Cotidiana

Ahora quisiera salir volando de aquí, y así escribir los poemas de la tarde.

Cada vez veo menos T.V., ya no sigo las revistas, ni las modas, los noticieros son la muerte, prefiero imaginar mundos paralelos en tus sueños.

Es lo bueno de estar convencido de que sólo la literatura puede salvarnos.

Charles BukowskiSi no te sale como un estallido, a pesar de todo, no lo hagas. A no ser que salga espontáneamente de tu corazón y de tu mente y de tu boca y de tus tripas, no lo hagas. Si tienes que sentarte durante horas con la mirada fija en la pantalla del ordenador o clavado en tu máquina de escribir buscando las palabras, no lo hagas. Si lo haces por dinero o fama, no lo hagas. Si lo haces porque quieres mujeres en tu cama, no lo hagas. Si tienes que sentarte y reescribirlo una y otra vez, no lo hagas. Si te cansa sólo pensar en hacerlo, no lo hagas. Si estás intentando escribir como cualquier otro, olvídalo. Si tienes que esperar a que salga rugiendo de ti, espera pacientemente. Si nunca sale rugiendo de ti, haz otra cosa.
Si primero tienes que leerlo a tu esposa, a tu novia, a tu novio, a tus padres o a cualquiera, no estás preparado. No seas como tantos escritores, no seas como tantos miles de personas que se llaman a sí mismos escritores, no seas soso y aburrido y pretencioso, no te consumas en tu amor propio. Las bibliotecas del mundo bostezan hasta dormirse con ese tipo de gente. No seas uno de ellos. No lo hagas. A no ser que salga de tu alma como un cohete, a no ser que quedarte quieto pudiera llevarte a la locura, al suicidio o al asesinato, no lo hagas. A no ser que el sol dentro de ti esté quemando tus tripas, no lo hagas. Cuando sea verdaderamente el momento, y si has sido elegido, sucederá por sí solo y seguirá sucediendo hasta que mueras o  hasta que muera en ti. No hay otro camino. Y nunca lo hubo.

Madrugada

Desnudo soñando una noche solar.

He yacido días animales.

El viento y la lluvia me borraron

como a un fuego, como a un poema escrito en un muro.

 

Alejandra Pizarnik

Alejandra Pizarnik: Poesía Obscura

Alejandra Pizarnik se ha convertido en una escritora de culto, su vida tuvo un final trágico al tener una sobredosis de Seconal, así finalizó sus días la “eterna enamorada de la muerte”, los poemas de Alejandra son de una profundidad y una belleza de otro mundo, muchas veces oscuros y misteriosos, otras veces trágicos y llenos de amor. Alejandra fue amiga del gran escritor argentino Julio Cortázar, se conocieron en París cuando ella trabajaba redactando artículos para un periódico, allí nació una gran amistad y vagaron por plazas y cafés. En estos días la leyenda de la escritora argentina ha ido creciendo y se ha ganado el honor de ser una de las mejores poetisas en Latinoamérica de todos los tiempos. Poemas perfectos para noches sin poder dormir cuando nos sentimos solos y sin amor…

Recomendamos leer sus libros: El árbol de Diana, Los trabajos y las noches, la extracción de la piedra de la locura y su compilación de Poesía Completa por Editoral Lumen.

A %d blogueros les gusta esto: