A 193 años de su nacimiento, este es un pequeño homenaje al poeta maldito de mi juventud.

vistamonaco (800x600)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¡Mi niña, mi hermana,

piensa en la dulzura

de ir a vivir juntos, lejos!

¡Amar a placer,

amar y morir

en un país como tú!

 

Los mojados soles

en cielos nublados

de mi alma son el encanto,

cual tus misteriosos

ojitos traidores,

que a través del llanto brillan.

 

Todo allí es orden y belleza,

lujo, calma y deleite.

 

Muebles relucientes,

por la edad pulidos,

adornarían el cuarto;

las flores más raras

mezclando su aroma

al vago aroma del ámbar,

los techos preciados,

los hondos espejos,

el esplendor oriental,

todo allí hablaría

en secreto al alma

su dulce lengua natal.

 

Todo allí es orden y belleza,

lujo, calma y deleite.

 

Mira en los canales

dormir los navíos

cuyo humor es vagabundo;

para que tú colmes

tu menor deseo

desde el fin del mundo vienen.

 

Los soles ponientes

revisten los campos,

la ciudad y los canales,

de oro y de jacinto;

se adormece el mundo

en una cálida luz.

 

Todo allí es orden y belleza,

lujo, calma y deleite.

 

De: Las flores del mal, 1857.

 

* Muy recomendables sus “Cartas” de la extinta editorial Bassarai.